Patología fachada ventilada U-Glass

Sergio Pena Corpa

Arquitecto técnico, MUI en Arquitectura e Ingenieria. Experto en patología y rehabilitación en construcción y arquitectura. Autor de varios artículos y libros relacionados con la construcción. ¿Quieres resolver algún problema, estamos a tu disposición? www.sergiopenacorpa.com

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. Manuel Matencio dice:

    ¿Tres años y ya está así? Habría que exigir algún tipo de responsabilidad, no? Esto pasa por querer poner a toda costa un sistema, sin ni siquiera hacer un estudio de como funcionará ese elemento con el paso del tiempo, cuando se produzca la exposición prolongada a los agentes atmosféricos o, incluso, cuando se le quiera hacer un mantenimiento.
    ¿En que estaría pensando este señor? Supongo que en lo “bonito” que iba a quedar “su” edificio.
    Algunos deberían tener en cuenta que, en los edificios, al final viven personas.
    Por cierto, buen post!
    Un saludo

  2. Se creerán que están descubriendo el mundo adoptando estas soluciones.
    Lo que están haciendo es destrozando la imagen de la “construcción”.

    Como convencerían al personal, para la realización de este sistema? Serán mejores comerciales que técnicos de la construcción

  3. Sergio dice:

    Ese es el problema, que por algunos proyectos que no miran si son eficientes o no. Parece que todo lo que se hace es un desastre. El sistema de origen no funciona, pero si se hicieran una serie de adaptaciones antes de realizarlo, seguro que tendría un mejor exito que ahora.

    Muchas gracias por lo comenterios, compañeros.

  4. Luis Llamas dice:

    Alguien se ha lucido… le debió parecer una idea original. Estética. Moderna e innovadora. El problema de todo es diseñar un edificio (o cualquier otra cosa) sin atender al comportamiento global. No es la primera fachada de U-Glass que veo, y en todos los casos ha habido problemas térmicos en el interior. Lo del ejemplo que pones es especialmente catastrófico, habida cuenta de que solo tiene 3 años.
    Particularmente no tengo nada contra el U-Glass. Claro, tampoco lo tengo contra la madera de balsa (o los chicles de menta, por ejemplo), y no me haría una fachada entera con ella. El problema, como bien indicas, no es el material si no el uso inadecuado en la realización de una solución constructiva deficiente.
    Alguien desde luego, se ha cubierto de gloria, estoy de acuerdo en que se deberían pedir responsabilidades. Luego no las habrá, pero bueno. Como mínimo a alguien se le tenía que caer la cara de vergüenza.
    Muy buen artículo.

  5. Nacho O. dice:

    Sigo en la línea de los comentarios anteriores, el afán por diferenciarse o innovar a cualquier precio puede dar lugar a experimentos como este.
    Es un post muy didáctico, viene muy bien como recordatorio de todos los condicionantes a tener en cuenta antes de inventar sistemas o detalles constructivos (no sólo para proyectistas, los técnicos que asesoraron en el proyecto o los que ejecutaron la obra tampoco visualizaron las consecuencias, en este caso).
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *