Introducción

Malla de fibra caida
Hoy hablamos de los problemas de la malla de fibra de vidrio y su puesta en obra. Una solución muy empleada es la de armar revestimientos con mallas de fibra de vidrio. Al igual que un hormigón, los revestimientos de yeso y sobre todo de cemento no trabajan muy bien en situaciones de flexión o tracción, es por ello que en vez de armarlos con acero, empleamos “armaduras textiles” o fibras en su mezcla.

En teoría la operación de armar un mortero mediante una malla con objetivo de mejorar su comportamiento físico y mecánico a veces no lo conseguimos; sino todo lo contrario acabamos destrozando el revoco, como el caso de la imagen. Generalmente, emplearemos estas mallas para los revocos que vayan en puntos singulares como pueden ser encuentro entre paños, entre muro y forjado, juntas de dilatación, etc.

Hoy explicamos una de las patologías que nos encontramos en armados con mallas de fibra de vidrio.

Explicación teórica

Antes de nada debemos tener claro que las mallas o cualquier tipo de armado empleado en morteros, deben utilizarse para absorver todas las tracciones o flexiones que nuestro material no vaya a ser capaz de soportar. Por eso debemos prestar especial atención a emplear estas armaduras justo donde hace falta. El aplicar en cualquier sitio este armado, supondrá que perdemos tiempo y dinero.

 

¿Cómo debe aplicarse?

satePara una buena aplicación, deberemos conseguir que el tejido se instale en el medio de nuestro revestimiento. Ni muy cerca del soporte, ni muy lejos del mismo. Más adelante veréis que pasa si no hacemos esto.

Para ello deberemos realizar nuestro revestimiento en dos etapas. Por ejemplo, si tenemos un espesor a realizar de 1,5 cm, debemos cubrir hasta 0,75 cm y a ese nivel y con el mortero fresco colocaremos la malla y aplicaremos la otra capa de nuestro revestimiento.

Debemos evitar tentaciones como aplicar cuatro pelladas en el soporte o colocar la malla directamente sobre el soporte antes de revestir con una capa base. Si hacemos esto tendremos grandes probabilidades a que la malla no funcione, pudiendo producirse desprendimientos parciales o totales del revoco.

A la izquierda tenemos una muestra del sistema SATE Kibitherm de Kimia. Podemos apreciar la correcta colocación de la malla de fibra de vidrio.

 

¿Cual debemos aplicar?

En el mercado tenemos mallas de fibras de vidrio, de polipropileno. Con diferentes resistencias a tracción según el uso que le vayamos a dar. No es lo mismo una malla para juntas de dilatación en fachada, que una malla de refuerzo para remates tabique pilar.

Por lo tanto yo diferenciaría las mallas destinadas a usos estructurales y de acabado. Las primeras son mallas con una gran resistencia a tracción. Y las segundas son tejidos con una menor resistencia a tracción.

Kimitech 120: Resistencia en trama 660N/50mm. Material polipropileno (es mucho más elástica de la fibra de vidrio).

Kimitech 350: Resistencia en trama 45N/mm. Material fibra de vidrio.

¿Adivináis para que tipo de situación utilizaríamos un tipo u otra?

Un aspecto a tener en cuenta es la resistencia alcalina y a la degradación por el paso del tiempo. Todas las mallas que empleemos deberán cumplir estos dos requisitos sin lugar a dudas.

Casos frecuentes

Aquí os dejo unos croquis explicativos y una foto.

Patología caso 1Caso 1: Colocación de tejido muy cercano a la cara exterior.

Patología caso 2Caso 2: Colocación de tejido muy cercano al soporte.

Esquema roturasEsquema explicativo de patologías fruto de una mala aplicación del tejido.

Caso real de daño por una mala ejecución en obra:

Caso 1:

Tenemos un muro de un cerramiento de una vivienda. El muro está realizado con bloques prefabricados de hormigón. En la zona donde ya existía una grieta por no dejar juntas de dilatación del muro, el usuario decidió armar con malla de fibra de vidrio para hacer frente al sintoma, en este caso una grieta. ¿No hubiera sido mejor en este caso respetar la junta de dilatación?

Lo más grave de todo que una vez decido a aplicar el tejido, se a realizado una verdadera chapuza.

Fallo malla de fibra en mortero

Caso 2:

Aplicación de la malla directamente al soporte, en las fotos podemos ver su comportamiento

Daños por mallas fisuracion
Daños por mallas_desconchon2

Fijaros en esta último cuyo sintoma en fisuras con forma de mapeado, se parece mucho al afogarado, dando lugar a confusión

Daños por mallas_desconchon

Por último fijaros en el detalle de la pieza caida. No se ha agarrado para nada a la malla.

Daños por mallas

Conclusión

Sin entrar en mucha profundidad en el campo de los tejidos para la construcción. Debemos prestar atención a su aplicación, pues podemos estar proyectando unas mallas de buenísima calidad pero en el momento de su puesta en obra podremos equivocarnos dando lugar a patologías como las ya mostradas, esto supone un daño económico muy elevado.
Por otra lado, quisiera comentar el tema de donde se colocan las mallas, en teoría debemos colocar las mallas en los puntos singulares. Bien es cierto que en los sistemas SATE se proyecta en todo su revestimiento, siguiendo la normativa SATE al respecto. Ahora bien, ¿no deberíamos como técnicos saber diferenciar porque en un caso si y en otro no?, evitando asociar fisura –> Solución Malla; en determinadas circunstancias las fisuras o grietas no se corrigen con poner una malla.
Acabo el post con una serie de preguntas para reflexionar:
¿Queda demostrado que trabajan mejor 3 mallas que 1 en un punto singular?
¿Si empleáramos morteros más flexibles (como pueda ser los morteros de cal), con un fraguado más lento, sería necesario armarlos en superficies planas?

Saludos.